Un motor para impulsar la economía verde

Un motor para impulsar la economía verde

El potencial de los árboles para absorber CO2 y reducir la degradación del terreno es inmenso. Los árboles, a través de la fotosíntesis, absorben CO2 y lo fijan en sus tejidos, por lo que las reforestaciones representan una solución climática natural para la captura de CO2 de la atmósfera, ayudando a reducir el cambio climático. Con la reforestación como punto de partida, la Fundación Repsol, en colaboración con Sylvestris, ha puesto en marcha el proyecto Motor Verde, que se basa en un modelo de colaboración público-privada para impulsar la recuperación económica y el desarrollo rural tras el impacto del Covid-19.

El objetivo global es reforestar hasta 70.000 hectáreas en España, una superficie similar a la que ocupa la ciudad de Madrid, para impulsar la compensación de 16 millones de toneladas de CO2. Con ello se pretende además posicionar a España como un sumidero de carbono de calidad, competitivo y pionero en Europa. Asimismo, se quiere actuar en otras 70.000 hectáreas para mejorar la gestión forestal.

Se trata de un proyecto diferencial que persigue generar un triple impacto positivo: medioambiental, restaurando espacios naturales y contribuyendo a la acción contra el cambio climático; social, creando empleo local e inclusivo, y económico, apostando por una inversión verde de futuro, dinamizando el tejido empresarial en el ámbito rural. Se estima que el proyecto creará más de 15.000 oportunidades de empleo local e inclusivo en el entorno rural y se convierte en una ambiciosa apuesta por una economía social, verde y sostenible, en el marco de la transición energética.

Puedes leer el artículo completo de Cinco Días a través de ESTE ENLACE.