Solo una de cada nueve instalaciones en Europa disponen de cargador eléctrico rápido

Solo una de cada nueve instalaciones en Europa disponen de cargador eléctrico rápido

El vehículo eléctrico avanza entre los potenciales compradores europeos, siendo el segmento que más crece en ventas mes tras mes, pese a la crisis generada por el Covid-19 y la falta de componentes y microchips para su fabricación.

Pero pese a este crecimiento importante en porcentaje, los usuarios del coche eléctrico siguen encontrándose con importantes inconvenientes para que su uso se generalice. Uno de esos problemas es la falta de cargadores rápidos, ya que según la Asociación de Fabricantes Europeos ACEA, el numero de instalaciones con cargadores públicos disponibles actualmente en la Unión Europea asciende a 225.000, de los que tan solo 25.000 son de carga rápida (más de 22 kilovatios). Esto quiere decir que solo uno de cada nueve puntos de carga europeos es un cargador rápido.

Los puntos de carga restantes (con una capacidad de 22 kW o menos) incluyen muchos cargadores privados o de baja capacidad, esto supone invertir hasta una noche entera en cargar un automóvil eléctrico con uno de estos 200.000 cargadores.

«Para convencer a más ciudadanos de que se cambien al eléctrico, hay que eliminar todas las molestias asociadas con la carga», demandó el director general de ACEA, Eric-Mark Huitema, para quien «las personas necesitan ver más cargadores en su entorno diario, y estos puntos de carga deben ser rápidos y fáciles de usar, sin tener que esperar en largas colas».

Puedes leer el artículo completo de ABC a través de ESTE ENLACE.