Qué son los valles de hidrógeno y por qué acabarás viviendo en uno

Qué son los valles de hidrógeno y por qué acabarás viviendo en uno

Año 2040. Imaginemos a un hipotético Don Quijote del futuro que transita tierras manchegas. El ingenioso hidalgo no se toparía solo con molinos de viento. No viajaría a lomos de su entrañable caballo Rocinante porque lo ha sustituido por un coche propulsado por combustibles sintético. Puede que incluso confunda con un gigante a alguno de los electrolizadores que generan hidrógeno sostenible. El paisaje de la llanura castellana que atraviesa es algo distinto, ese árido paraje se ha convertido en un valle de hidrógeno. ¿Escenario futuro? Sí, pero cercano, porque los cimientos de estos valles ya se están levantando. La generalización del uso de este prometedor vector energético hará que, en un futuro, casi seguro que vivamos cerca de uno de ellos.

Los valles de hidrógeno son ecosistemas que facilitarán la producción y consumo de esta versátil molécula que tendrá un uso industrial primero, pero que en los próximos años se utilizará también para producir combustibles sintéticos o como respaldo del sistema eléctrico. Pero, ¿qué se necesita para crear estas comunidades de productores de hidrógeno renovable (H₂)? Pues hacen falta clústers industriales, es decir, un área donde se combinan distintas aplicaciones de hidrógeno formando un ecosistema, en el que la colaboración entre empresas e instituciones es esencial.

Puedes leer el artículo completo de El Mundo a través de ESTE ENLACE.