El mundo dice adiós a la gasolina con plomo

El mundo dice adiós a la gasolina con plomo

Las buenas noticias se dan con cuentagotas. Por eso, tal vez merece la pena mostrar esta gota en el océano de problemas ambientales para regar la esperanza. Las estaciones de servicio de Argelia dejaron de suministrar gasolina con plomo el pasado mes de julio. De esta manera, ha culminado el proceso para desterrar en todo el mundo la utilización del plomo como aditivo en el carburante para los vehículos.  Argelia era el último bastión de esta resistencia, y ha caído. El año 2021 marca, pues, el fin de la gasolina con plomo... Pero para que esto ocurriera ha debido transcurrir casi un siglo en que el plomo ha contaminado el aire, el suelo, el agua potable y los cultivos.

Desde que se empezó a comercializar en 1922, el uso del tetraetilo de plomo, aditivo empleado para mejorar el rendimiento del motor, ha provocado una catástrofe para el medio ambiente y la salud pública. 

En la década de 1970, casi toda la gasolina producida en el mundo contenía plomo. Y cuando en 2002 comenzó la campaña para eliminarlo, todavía era una de las amenazas ambientales más graves para la salud humana.

La eliminación de este componente de la gasolina ha sido una iniciativa promovida durante dos décadas por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma).

Puedes leer la noticia completa de La Vanguardia a través de ESTE ENLACE.