Cepsa lanza el primer gran ERTE en gasolineras

Cepsa lanza el primer gran ERTE en gasolineras

Cepsa, la segunda mayor petrolera en España, ha lanzado un plan masivo de ajuste de costes que incluye un ERTE que podría afectar hasta 2.500 empleados, tras el derrumbe de sus resultados en el primer trimestre. Este ERTE, concentrado en la red de gasolineras, sería el primer gran ajuste laboral en la red de estaciones de servicio en España durante la crisis del coronavirus, en la que la distribución de hidrocarburos ha sido un sector esencial y, por lo tanto, ha tenido que mantener la actividad.

El ERTE se produce tras la flexibilización de las medidas del estado de alarma decretado por el Gobierno, ante la falta de negocio que estaban teniendo algunas gasolineras. Cepsa ha alcanzado un beneficio neto ajustado (sin tener en cuenta el impacto en inventarios de los precios del petróleo) de 85 millones de euros durante el primer trimestre de este año, lo que supone un 31% menos que los 124 millones de euros alcanzados durante idéntico periodo del pasado año. El resultado neto sin ajustes de inventario se situaría en una pérdidas de 556 millones de euros, comparado con los beneficios de 151 millones de euros alcanzados en el primer trimestre de 2019.

Cepsa -segunda petrolera en España tras Repsol-, acusa así la crisis que está viviendo el mercado petrolífero a nivel mundial, con una caída histórica en los precios del barril de crudo y una volatilidad sin precedentes. Cepsa ha aprovechado las turbulencias para hacer una limpieza masiva en su balance y poner el valor de sus activos a precios de mercado. Los resultados del grupo incorporan una provisión, después de impuestos, por menor valoración de los inventarios de crudo y productos petrolíferos de 350 millones de euros y un deterioro neto de los activos de exploración y producción por importe de 188 millones de euros, principalmente a causa de la caída del precio del crudo en el trimestre. El resultado bruto de explotación ajustado (ebitda) fue de 453 millones de euros, un 3% menos. La reducción, explican en el grupo, se debe principalmente "al declive en los precios del crudo y a la disminución de la demanda de combustibles causada por un menor comercio a nivel internacional". El débil rendimiento del área de exploración, producción y refino en todo caso, se ha visto parcialmente compensado por el "sólido rendimiento de los negocios de marketing y petroquímica". En el primer trimestre de 2020, el precio del crudo Brent descendió un 20% en relación con el mismo período de 2019 debido al efecto combinado de la fuerte contracción de la demanda y al aumento de la oferta de suministro desencadenado por la falta de acuerdo entre los países miembros de la OPEC y Rusia para ajustar la producción hasta los nuevos niveles de demanda.

Para hacer frente a la crisis, Cepsa ha activado lo que llama un paquete de "iniciativas de resiliencia", al objeto de "proteger la generación de flujo de efectivo de la compañía". Estas iniciativas incluyen la reducción del gasto operativo fijo en todas las operaciones y unidades de negocio para lograr que en el 2020 los ahorros supongan 100 millones de euros más que en el 2019. También se va a reducir en un 20% el programa de inversión de capital del 2020 (lo que equivale a 210 millones de euros), teniendo en cuenta las cifras que estaban planificadas antes del comienzo de las crisis. Además, el grupo ha iniciado lo que denomina "acciones específicas en la red de estaciones de servicio", que incluye un ERTE. "Siguiendo los criterios del Gobierno en relación con los servicios esenciales, Cepsa ofrece flexibilidad en la reestructuración de los equipos de cada estación de servicio, sin que esto afecte a los empleos". Pero para tener esta flexibilidad "es necesario realizar un expediente de regulación temporal de empleo", explican en el grupo.

En concreto, Cepsa va a iniciar un expediente de regulación temporal de empleo en su filial Cedipsa, que es la que gestiona las gasolineras propiedad del grupo. En total, gestiona 479 gasolineras, un tercio del total de la red de estaciones de servicio que suministra la empresa. Las otras no son de su propiedad y en este caso cada una ha adoptado medidas por su cuenta. En Cedipsa trabajan cerca de 3.200 personas. El erte será inicialmente hasta octubre y será rotatorio. Es decir, se irá distribuyendo entre los empleados de manera que los afectados no siempre sean los mismos.

Bajo el ERTE (del 100% de jornada y sueldo) estarán siempre 1.200 empleados, pero estos irán rotando, de manera que al final la carga de ese expediente se reparta entre 2.500 empleados, es decir, el 78% de la plantilla de Cedipsa. Cepsa cubrirá hasta el 100% de la nómina que no cubra el Estado, a través del Sepe.

Texto completo de Miguel Patiño en : https://www.expansion.com/empresas/energia/2020/05/11/5eb924bce5fdea5d24...