¿Por qué la mayoría de los españoles seguimos pasando de los coches eléctricos?

¿Por qué la mayoría de los españoles seguimos pasando de los coches eléctricos?

Hace días, desde Anfac (Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones), volvían a advertir a la Administración sobre la “escasa penetración” del vehículo eléctrico en España, donde la cuota de penetración sumada por modelos cien por cien eléctricos (17.295 unidades en el primer semestre) o dotados de mecánicas híbridas enchufables (23.301 en ese periodo) ronda el 5% en 2020, muy poco en relación con el 10,7% del Reino Unido, el 11,3% de Francia o el 13,5% de Alemania. Y no digamos frente al 83,3% que representan en Noruega, paraíso de los coches recargables, donde en los cinco primeros meses del año en curso el 60,4% de las ventas correspondió a eléctricos puros (BEV, de Battery Electric Vehicle) y el 22,9% a híbridos enchufables (PHEV, de Plug-in Hybrid Electric Vehicle).

Pero si nos centramos en los BEV, cien por cien eléctricos, en Alemania su porcentaje sobre el total de matriculaciones ha pasado en solo dos años del 1,7% al 9,9% que supuso en el primer trimestre de este 2021, y en ese mismo periodo la penetración de los BEV en Europa pasó del 3,5% que representaban en el primer trimestre de 2019 al 8,5% que suponían en el primer trimestre de 2021, alcanzando porcentajes de penetración del 7,5% en el Reino Unido y del 6,9% en Francia. Sin embargo, el mercado español va a otro ritmo, más lento, y al cierre del primer semestre la proporción de los vehículos eléctricos respecto al total se sitúa en un 2%: uno de cada 50, cuando en Alemania, por citar un ejemplo de mercado grande ‘muy eléctrico’, los BEV son ya uno de cada 10.

Puedes leer el artículo completo de El Confidencial a través de ESTE ENLACE.