Pepe, el de la gasolinera... ministro de Cultura

Pepe, el de la gasolinera... ministro de Cultura

Cuando José Guirao vuelve a pasear las calles de su Pulpí natal se despoja de cualquier protocolo. No le queda otra. No sólo porque su propio carácter cercano, afable, «dulce» llegan a calificar algunos de sus amigos de toda la vida, le impide subirse a la peana para ver las cosas desde lo más alto. Sino porque, ante todo, Guirao es en Pulpí «Pepe el de la Gasolinera». El apodo le viene de sangre. Su padre, Lucas, ya fallecido, era el propietario de la estación de servicio del pueblo. La única entonces. Y eso marcó a fuego a él y a sus otros tres hermanos, todos más conocidos por su apellido de profesión paterna, «del de la gasolinera», que Guirao.

Tristemente su padre, empresario, ya se fue. Pero al desde hoy ministro le esperan en Pulpí muchas amistades. Como el propio Antonio Cáceres, el boticario, con el que corre los toros de fuego todos los años cuando Pulpí se engalana para las Fiestas de San Miguel. Pero, sobre todo, le espera su madre, Mercedes Cabrera, una nonagenaria «con la cabeza muy bien amueblada y que se conserva muy bien», comentan sus vecinos. Pulpí son sus raíces, pero también la válvula de escape cada vez que las arduas tareas que ha venido desempeñando tanto en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía como en La Casa Encendida le permiten juntar unos cuantos días fuera de los despachos de la gestión cultural.

Agradable, dulce, una persona que nunca pierde los papeles o la compostura, estudió -como casi todos los universitarios de la zona- en la Universidad de Murcia, además de en las de Granada y Madrid para obtener la Licenciatura en Filología Hispánica. De familia humilde, compaginó sus estudios con el trabajo para poder colaborar con sus padres en la gasolinera que daba a todos de comer.

Entró en la política en 1983, fecha en la que accedió a la concejalía de Cultura de Pulpí y se hizo cargo del mismo área de la Diputación. Pero además de ser un gestor cultural curtido desde la base y hasta la cúspide a base de trabajo, es también un sensibilizado ecologista. Además de director del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, resultó uno de los jóvenes inquietos que fundaron, en los primeros años de la democracia, el Grupo Ecologista Mediterráneo.

Uno de los momentos más trágicos lo vivió en los noventa, cuando su hermano, Bernardino, un médico filántropo que colaboraba de modo frecuente con oenegés en África, moría súbitamente de un infarto cuando no había alcanzado ni la cincuentena. «Le marcó mucho, eso lo dejó echo polvo», rememora un conocido.

Amante de su tierra -«para Pepe, Almería es lo primero», relataba ayer un cercano colaborador del desde hoy ministro- será el segundo miembro del consejo de ministros que hunda sus raíces en Almería después del virgitano José Barrionuevo (también bajo gobierno del PSOE). Aunque quisiera, no podría olvidarse del terruño. Aquí le espera Ana, su hermana, en Pulpí. Apenas quedan dos meses para correr los toros por San Miguel.

Un articulo de Miguel Cáceles para : http://www.ideal.es/almeria/almeria/pepe-gasolinera-dulce-20180614001334...

José Guirao:
El nuevo ministro de Cultura y Deporte ha tomado posesión ante el Rey Felipe VI, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Justicia, Dolores Delgado, que actúa como notaria mayor del Reino en los actos de promesa de compañeros de gabinete. Sin embargo, este acto no ha contado con la presencia de los demás poderes del Estado, que sí estuvieron cuando tomaron posesión el resto de miembros del Gobierno el pasado jueves 7 de junio.