Las nuevas energías de automoción exigen estaciones atendidas y más seguras

Las nuevas energías de automoción exigen estaciones atendidas y más seguras

El presidente de AEVECAR (Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles), Alejandro Ripoll Orts, considera “mucho más imprescindible ahora que las estaciones de servicio sean atendidas por profesionales cualificados por la oferta de nuevas energías de automoción, como el gas, el GNL, la electricidad o el hidrógeno que requieren extremar, aún más, las medidas de seguridad y llamó a estar vigilantes porque nos encontraremos con nuevas situaciones de riesgo.”
Ripoll clausuró el viernes pasado en la sede de CEIM en Madrid, una jornada informativa sobre “Energías de automoción. Eficiencia y Transición Energética”, organizada por AEVECAR y por AEESCAM (Asociación de Empresarios de Estaciones de Servicio de la Comunidad de Madrid) en la que intervinieron expertos y responsables de diversas instituciones y organizaciones relacionadas con las energías de automoción.
El presidente de AEVECAR aseguró que las distintas energías de automoción tendrán que convivir en un futuro próximo y que “los empresarios del sector tienen que ver las nuevas ofertas, no como una amenaza, sino como una oportunidad más que le permite diversificar los servicios que presta”.

Ripoll se mostró tajante en la necesidad de que las estaciones de servicio sean atendidas y extremen las medidas de seguridad y la cualificación de su personal ante energías tan delicadas como el gas o el hidrógeno y explicó que “hace unos días se ha producido un desgraciado accidente en una estación desatendida de Castellón donde una persona ha resultado gravemente herida cuando intentaba rellenar con gas una bombona que hizo explosión. Eso en una estación atendida, donde un operario cualificado presta su servicio, podría haberse evitado”, aseguró.

La conclusión común de todos los participantes, y que resaltó el presidente de AEVECAR, es que es ineludible un cambio que permita cumplir con los objetivos de un mundo menos contaminado y más sostenible para el futuro de las generaciones venideras. “Y para ello hay que tener en cuenta a todas las opciones energéticas que deben disponer de las mismas ayudas y apoyos oficiales e institucionales”, reclamó Ripoll.

La jornada, presentada y moderada por el secretario general de AEVECAR y AEESCAM, Víctor García Nebreda, contó con la participación de Carlos Martín Martínez, director técnico y de Medio Ambiente de AOP, sobre la nueva política europea de movilidad baja en emisiones; José Luis Blanco Garrido, director general del Clúster de Autogas en España, sobre el autogas, un carburante presente y de futuro y Eugenia Sillero Maté, secretaria general de GASNAM (Asociación Ibérica del Gas Natural para la movilidad) sobre la movilidad sostenible con gas natural y renovable.

En la segunda mesa de la jornada participaron Arturo Pérez de Lucía, director gerente de AEDIVE, clúster del vehículo eléctrico, sobre la movilidad eléctrica y su papel en la nueva movilidad; Antonio González García-Conde, presidente de la Plataforma Tecnológica Española del Hidrógeno y las pilas de combustible; y Guillermo Wolff Elosegui, presidente de la Comisión Técnica de Motores, Combustibles y Lubricantes de ASEPA, sobre gasolina versus diésel, tendencias de futuro.

Entre los temas abordados por los ponentes, destaca la defensa de cada de las energías de automoción por los responsables de las diversas organizaciones, el rechazo a la demonización del diésel con la afirmación de que es el coche antiguo el que más contamina porque actualmente hay motores diésel con adblue que tienen un mínimo índice de contaminación porque además de las partículas hay que tener en consideración la necesidad de reducir las emisiones de Co2.
Sobre las opciones del hidrógeno, para el que se reclamó las mismas ayudas que para el coche eléctrico o de gas, se constató el problema de la distribución y la necesidad de que implique a toda la estructura del transporte.
En el coloquio, además de analizar situaciones concretas en diversas comunidades autónomas como Asturias, se subrayó que nos encontramos en un proceso de cambio de paradigma sobre las necesidades y gustos del cliente y el modelo de negocio ha derivado en “empresas integrales de energía para la movilidad”.