Gasolineras 'low-cost': ¿ofrecen combustible de la misma calidad que las tradicionales?

Gasolineras 'low-cost': ¿ofrecen combustible de la misma calidad que las tradicionales?

Las facilidades para emprender en un negocio de este tipo han propiciado que desde el cambio legislativo, que permite montar una estación en cualquier parcela industrial o centro comercial, cada año se abran 250 gasolineras nuevas, más de 400 en los últimos dos años, haciendo crecer el número de estaciones en el territorio hasta las casi 11.000.

Además, el número de gasolineras independientes de las grandes cadenas supera ya el 25% del parque total.

No obstante, desde diversos sectores se apunta a que este negocio, basado en ofrecer la gasolina más barata que las estaciones tradicionales, por motivos que veremos más adelante, es cuanto menos polémico por varios motivos. El primero de ellos es que al ser módulos estandarizados, estas gasolineras no están pensadas para el acceso de discapacitados, lo cual puede constituir una discriminación.

El motivo, entre otros, es que muchas veces no cuentan con personal para servir ni cobrar, sino que debe ser el mismo usuario el que pida un monto de gasolina en prepago, cargue el coche y después verifique el importe final, todo ello interactuando con un cajero automático.

Por lo tanto, el segundo aspecto polémico de estas estaciones 'low-cost' es que no generan apenas empleo, ni siquiera en su mantenimiento, que es sumamente eficiente.

El tercer aspecto polémico es la seguridad: puesto que en el momento de repostar podemos estar solas o solos en la estación, sin más personal que las cámaras de seguridad que hay situadas en puntos estratégicos, pero que no tenemos la certeza de que sean vigiladas en tiempo real, somos muy vulnerables..

Algunas comunidades autónomas están preparando leyes para que las gasolineras 'low-cost' tengan un mínimo de personal.

El texto completo en Eldiario.es.