Boris Johnson, dispuesto a utilizar al ejército para frenar la crisis de suministro de las gasolineras

Boris Johnson, dispuesto a utilizar al ejército para frenar la crisis de suministro de las gasolineras

El Reino Unido de Boris Johnson y el Brexit han logrado la extraña pirueta de convertir una crisis global en una emergencia nacional, en la que ha pasado a contemplarse sin aspavientos la posibilidad de echar mano del ejército para solucionar un problema de oferta y demanda. El primer ministro estaría dispuesto, según adelantó The Times y han confirmado el resto de medios británicos, a rescatar de los cajones la llamada Operación Escalin, diseñada hace dos años por el Ministerio de Defensa para hacer frente a la posibilidad del Brexit duro que entonces se temía. Serviría para que cientos de soldados se pusieran al volante de los camiones cisterna que transportan combustible a las estaciones de servicio del territorio nacional.

Desde el pasado viernes se ha desencadenado una sensación de pánico, especialmente en el sur de Inglaterra, que ha llevado a miles de conductores a guardar cola durante horas en las estaciones de servicio de todo el país. Lo que arrancó siendo una crisis preocupante, pero manejable se ha convertido en una situación de emergencia. La escasez de camioneros que sufre toda Europa se ha visto agravada en el Reino Unido por el Brexit. La industria del transporte calcula que se necesitan unos 90.000 conductores para recuperar cierta normalidad. La mitad de ellos abandonó la profesión durante la pandemia, por jubilación, falta de trabajo u otras opciones laborales. Y al menos 20.000 más eran camioneros de la UE que regresaron a sus países durante el confinamiento, y tienen una difícil vuelta con las nuevas restricciones de inmigración aprobadas por el Gobierno de Johnson.

Esa era la razón por la que BP decidió el pasado viernes cerrar un par de decenas de sus estaciones de servicio, y anunció la falta de al menos un tipo de combustible en muchos de sus surtidores. No había suficientes camioneros para abastecer a las gasolineras, sobre todo a las que estaban en el interior de las ciudades.

Puedes leer el artículo completo de El País a través de ESTE ENLACE.